MIS CUARENTA AÑOS

Este es el primer día del Año 2018, y muy contento de compartir dos grandes alegrías en mi carrera por la vida. Primero, este año 2018, cumplo 40 años de servicio al Señor. Segundo, este es el año que estoy decidido al retiro del trabajo secular. Es mi deseo dedicar más de mi tiempo y esfuerzo a la obra de Dios. Hoy, tomo la libertad de compartir lo que ha sido para mí una experiencia de muchos años en mi vida. He tenido el privilegio de administrar, predicar, enseñar, y ministrar la alabanza en muchas congregaciones. He tratado de hacer el ministerio sin pretensiones, exigencias, ni contratos; en estos largos cuarenta años de ministerio. Muchas veces las cosas no han resultado favorables; sin embargo, no me puedo quejar. Y aún a pesar de mi mismo y de mis fallas, me doy cuenta que Dios ha sido bueno y siempre me ha sostenido. En estos cuarenta años de aprendizaje y experiencias, he comprobado en todo la fidelidad de Dios.

He llegado a los cuarenta años del ministerio que inicie a principios de los años de 1978. Aunque no recuerdo fechas, ni tengo claros muchos detalles; eso si, tengo memorias de los pequeños y pausados inicios de mi servicio al Señor. Empecé entre la edad de joven, y ya casi entrando a la edad adulta de los 21. Fueron esos preciosos años de juventud, de mucha emoción y expectativas en el Señor. No ha sido fácil llegar hasta aquí; pero, aquí estoy, dando testimonio y fe de su misericordia y fidelidad. Desde entonces, he estado en dos organizaciones cristianas: Primero, Ministerios Elim; y hasta la fecha, estoy afiliado a Rancho International Ministries. También he durado muchos años en solo cuatro empresas seculares trabajando. Por esas experiencias de muchos años, me he considerado una persona responsable y estable. Ademas, estoy consiente también, que soy una persona de compromiso, de palabra, y de hecho; y sobre todo, firme en aquellas cosas a las que me he responsabilizado con el ministerio delante de Dios, y de los hombres.

Tuve el privilegio de tener buenos y excelentes tutores en la vida cristiana, y eso me ha dado la pauta de lo que he querido, y siempre deseé hacer con entereza. Anhelé desde mi juventud ser predicador y maestro y lo hice. Quise ser músico y servir a Dios en la alabanza, y Dios fue fiel en darme un llamado muy especial. Después, estando por diez y seis años a tiempo completo en ministerios Elim, deseaba ser Pastor; y pedí se me confiara una oportunidad, y nunca la tuve. Ahora entiendo que no había llegado mi tiempo. Tuve que empezar por mi mismo, y abrirme camino en medio de muchas limitaciones. Ahora soy Pastor; y a la vez, trabajo todavía en lo secular. No me considero más, ni menos que los demás. Seguí los impulsos de mi corazón, y Dios me ha confirmado el llamado que me hiciera desde mucho tiempo atrás, por medio de muchos ministros que Él puso en mi camino.

Durante los últimos veinte y tantos años pastoreando, también he salido a predicar y a enseñar en iglesias de amigos pastores que me invitan, y de otros que me han contactado aún sin conocerme. Después de terminar una jornada de fin de semana en mi congregación, o en los compromisos personales con otras iglesias, el Lunes temprano vuelvo a mis labores seculares. Cuando he tenido que salir para compartir en las iglesias, he coordinado el tiempo de mis vacaciones de la empresa donde trabajo, para dejar el liderazgo a otros hermanos fieles en la obra de Dios, y miembros de la Iglesia local a mi cargo. He terminado jornadas de trabajo cansado, fatigado, y con desvelos; y Dios me ha dado nuevas fuerzas para viajar y predicar su gloriosa palabra. Ser músico, maestro, y predicador; me ha permitido sostener y promover parte del producto ministerial y de la música que escribo y canto en mis propios proyectos. Me siento con deseos de seguir con nuevos brillos, en el derrotero que todavía tengo por delante.

Si alguien me pregunta: — ¿Porqué sale a predicar, si para eso tiene una iglesia que cuidar? — Mi respuesta es, porque Dios me preparó por más de veinte años para ser músico, maestro, y predicador, antes que Pastor. Me considero una persona que hago lo que hago de acuerdo a mis posibilidades, y sirvo con denuedo a la iglesia que Dios me ha confiado hasta este momento. A pesar de no estar a tiempo completo en la Iglesia local a mi cargo, he dado lo mejor que puedo de mi tiempo y de mi esfuerzo. Tengo fallas, y a veces desánimos, como cualquier otro en esta santa vocación del pastorado. Sin embargo, quiero ser un guía y una luz para aquellos que necesitan orientación en estas áreas del ministerio.

Mi familia ha sido atacada muchas veces; pero, no hemos cedido en la fe y la confianza que hemos tenido en Dios por muchos años. Al hablar de mi familia en estas últimas líneas, no significa que ellos sean menos y los últimos en mi testimonio. He estado casado por más de treinta y seis años, y me considero bendecido con la familia que tengo. Todos en casa tenemos características de una familia normal, bulliciosa, esforzada, y con luchas para llegar a ser una familia de fe al servicio del Señor. La esposa que Dios me dio es tan importante en mi vida secular y en el ministerio. Durante estos treinta y seis años de casados, mi esposa ha permanecido firme, aún y á pesar de lidiar sola con los niños por muchos años, cuando yo tenía que salir por muchos días para predicar y enseñar en las iglesias a donde me enviaban. Mi compañera y amiga ha jugado un papel vital en la familia para la crianza de mis hijos, y se que así será con mis futuros nietos. Mis hijos no son un dechado de virtudes; pero, ahí están con nosotros, y han seguido apoyándonos por todos estos años, hasta la fecha.

Para gloria de Dios les doy esta palabra de testimonio, porque quiero exhortar a nuevos ministros a una vida de integridad. Estoy para servirles; y sin dudarlo, estaré con ustedes en sus iglesias muy pronto, para compartir las grandes cosas que Dios tiene para ustedes Pastores y líderes. Estaré comunicando mi disponibilidad de tiempo, para que en el 2018, tenga una agenda y pueda visitarles.

Suyos en Cristo Jesús, y obrero y servidor del Señor….

Ovidio Barrios

Si desea compartir y copiar todo ó una parte de estos escritos, por favor de crédito al autor de ellos con el nombre: http://www.ovidiobarrios.wordpress.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Sitio web ofrecido por WordPress.com.

Subir ↑