EL PODER DE DIOS

El cristianismo está fundamentado en propósitos divinos que sobrepasan las capacidades humanas. En el cristianismo lo mediocre tiene que quedar de lado, por la superioridad del propósito eterno de Dios. Tu y yo estamos incluidos al ver y seguir el ejemplo de Jesús en su determinación humana de hacer la voluntad de Dios. De Jesús, sus discípulos testificaron así, y la Biblia lo registra: “De Jesús Nazareno, el cual fué varón profeta, poderoso en obra y en palabra delante de Dios y de todo el pueblo;…” -Lucas 24:19.* — Jesús delegó la misma misión de poder a los cristianos en todo tiempo y en todo lugar (Marcos 16:15-18). Sin las obras y la palabra poderosa, los primeros discípulos hubieran sido incapaces de hacer su misión. El cristianismo hubiera acabado si Dios no hubiera capacitado a los suyos con su poder. No hay razón, para pensar lo contrario, porque el Evangelio que es de Dios, es sobrenatural. El deseo de Pablo para la iglesia, fue el mismo deseo que él creyó y esperó para sí mismo. Las palabras claves del apóstol Pablo en sus palabras magistrales dicen: “…os dé espíritu de sabiduría y de revelación para su conocimiento;…” y… “…para que sepáis…” -Efesios 1:17-18. — El apóstol claramente aplica sus palabras a las virtudes especiales que adornan la personalidad de Dios y Padre del Señor Jesucristo. De esto trata este estudio.

Las capacidades de Dios son infinitas y trascendentales, y están a disposición del creyente para su vivir diario. Son una gota a gota de sus virtudes, si fuera necesario, para vivir un Evangelio en el poder de Dios. Me encanta lo que continúa diciendo el apóstol Pablo: “…Y cuál aquella supereminente grandeza de su poder para con nosotros los que creemos, por la operación de la potencia de su fortaleza, la cual obró en Cristo, resucitándole de los muertos, y colocándole á su diestra en los cielos, sobre todo principado, y potestad, y potencia, y señorío, y todo nombre que se nombra, no sólo en este siglo, mas aun en el venidero.” -Efesios 1:19-21. — El poder de Dios de por sí, es superior e inigualable, y ni siquiera comparable a ningún otro poder. Sin embargo, es necesario explicar y definir el poder divino con palabras que acentúan su superioridad sobre todas las cosas. Note, que el detalle está en la frase del verso anterior: “…para nosotros los que creemos.” — El apóstol Pablo utiliza palabras exactas que dan una semblanza de las características de su poder a nuestro favor. A continuación, 5 afirmaciones del poder de Dios:

1- PODER DE DIOS

Todo cristiano sabe que Dios tiene poder. Además, el cristiano debe saber que la fuente de la transmisión del poder de Dios está en el Evangelio. El apóstol Pablo dijo claramente en dos cartas separadas, y a diferentes destinatarios. Primero, a los Romanos: “Porque no me avergüenzo del evangelio: porque es potencia de Dios para salud a todo aquel que cree; al Judío primeramente y también al Griego.” -Romanos 1:16. — La capacidad del Evangelio para salvar comienza con la fe, en un proceso que llevará al creyente hasta la resurrección de su cuerpo espiritual para recibir la vida eterna. Segundo, al Pastor Timoteo: “Por lo cual asimismo padezco esto: mas no me avergüenzo; porque yo sé á quien he creído, y estoy cierto que es poderoso para guardar mi depósito para aquel día.” -2 Timoteo 1:12. — Solamente Dios garantiza una vida de eternidad de lo espiritual depositado en un cuerpo de corrupción. En ambas afirmaciones, el apóstol Pablo habla del poder de Dios, como el punto clave que sustenta su fe y esperanza. Sin el poder divino envuelto en el proceso de la vida nueva en Cristo, no hay garantías de una salvación eterna. La salvación en sí no depende de quien lo necesita, sino de quien lo da. Solamente El Todopoderoso puede sostener al creyente más allá de la muerte (Salmo 48:14).

2- SUPEREMINENTE

La palabra en sí, no está totalmente definida en algunos diccionarios, por ser de mínimo uso común. La palabra “Supereminente” es un término compuesto de “Super”, que significa: Algo que está sobre, o por encima de algo. Esta palabra se deriva del término “Superior”, como algo especial, único, y al tope o máximo de su comprensión. Y la palabra “Eminente”, que significa: Algo que sobresale o destaca por su altura o superioridad sobre algo. Para hablar del poder de Dios a nivel de la comprensión humana y natural, el apóstol Pablo aplica el término “Supereminente”, para definir lo indefinible. Es decir, el poder de Dios es supernatural y va más allá de la comprensión humana. Al nivel y a la capacidad humana, el poder de Dios incluye todos los atributos del carácter y la personalidad de Dios. Pablo, el Perito Arquitecto de la Iglesia dijo: “¡Oh profundidad de las riquezas de la sabiduría y de la ciencia de Dios! ¡Cuán incomprensibles son sus juicios, e inescrutables sus caminos!” -Romanos 11:33. — Todo lo de Dios es incomprensible, indescriptible, incalculable, e incomparable. Las palabras se quedan cortas para definir y descifrar las características del poder de Dios.

3- GRANDEZA

No fue suficiente la palabra “Supereminente”, y Pablo utilizó la palabra “Grandeza”, para definir el poder de Dios. Y es que “Grandeza” significa: Algo que es grande en importancia, posición, carácter, dimensión, e intensidad. La capacidad sobrenatural del Evangelio y del poder de Dios está para favorecer a los que le creen. El poder de Dios no está limitado solo para ciertos tiempos y circunstancias del cristianismo. Creer que el poder de Dios solo fue necesario para la iglesia en sus comienzos, es minimizar y decrecer en la verdadera Fe del Evangelio de poder. La experiencia del apóstol Pablo se resume así: “Por lo cual me gozo en las flaquezas, en afrentas, en necesidades, en persecuciones, en angustias por Cristo; porque cuando soy flaco [débil], entonces soy poderoso.” -2 Corintios 12:10. — La “Grandeza” del Evangelio está en el poder de su sencillez. El poder del Evangelio hace que la pequeñez humana sea cambiada por su gracia. El Evangelio hace que la debilidad, la inutilidad, la escasez, y la limitación humana queden relegadas a un segundo plano. El Evangelio es la fuerza, y la potencia ilimitada del Señor. No significa que el poder de Dios anule en su totalidad la personalidad humana; al contrario, es en ella donde se glorifica el poder del Señor. Pablo decía: “Porque lo necio de Dios es más sabio que los hombres, y lo débil de Dios es más fuerte que los hombres.” -1 Corintios 1:25.

4- POTENCIA

Las características de las palabras del apóstol Pablo traducidas al castellano, definen magistralmente el poder de Dios a favor de los creyentes. La palabra “Potencia” significa: La capacidad de poder y fuerza con que cuenta algo o alguien, para realizar sus acciones de acuerdo a sus funciones. Esto explica la capacidad que otorga el Espíritu Santo por la gracia de Dios a los creyentes. La Biblia dice: “Mas recibiréis la virtud del Espíritu Santo que vendrá sobre vosotros; y me seréis testigos en Jerusalem, en toda Judea, y Samaria, y hasta lo último de la tierra.” -Hechos 1:8. — Virtud en Griego es “Dunamis”, que literal y figurativamente significa “Fuerza milagrosa”. La virtud del Espíritu de Dios es potencia de lo alto. Las capacidades del Espíritu Santo son una fuerza milagrosa para ser depositadas en el interior de los creyentes. Además, el Espíritu de Dios da la capacidad interior para ser fieles y fuertes hasta confrontar la muerte. El Evangelio a subsistido por generaciones, porque es el poder de Dios en cada uno de los que han sido los testigos de su fuerza.

5- FORTALEZA

La fortaleza de Dios no tiene comparación porque es eterna. No habría necesidad de decir: “…potencia de su fortaleza,…”, cuando en sí mismo, Dios ya es Todopoderoso. Además, Dios no recibe Fortaleza, porque Él es la fortaleza de los siglos (Isaías 26:4). Sin embargo, siendo Dios Fuerte, comparte de lo suyo a los que le creen. La operación poderosa de Dios obró en Cristo para su Resurrección. Es decir, ninguna fuerza exterior fue capaz de detener la operación de vida en un cuerpo que ya no tenía el hálito natural. — ¿Quién podía detener al Unigénito Hijo de Dios en el poder de su Resurrección? — En el fondo del abismo, todo poder fue destruido y anulado, prevaleciendo solamente la Fortaleza de Dios en la Resurrección de Jesucristo. El apóstol del Nuevo Testamento escribió: “A aquel, pues, que es poderoso para guardaros sin caída, y presentaros delante de su gloria irreprensibles, con grande alegría. Al Dios solo sabio, nuestro Salvador, sea gloria y magnificencia, imperio y potencia, ahora y en todos los siglos. Amén.” -Judas 1:24-25. — El Evangelio no es solo conocimiento de lo que Dios posee, sino experiencia de la fortaleza que Dios comparte. Dios guarda y sostiene la vida de sus hijos por su fortaleza. — ¡Dios es digno de toda adoración por lo que es, ahora y siempre!

CONCLUSIONES

En Dios todas las cosas son posibles. La verdad del poder de Dios es una fuente de vida y esperanza en el diario vivir del cristiano. Nada podría hacer el hombre por sí mismo, si el poder de Dios no lo levanta. El poder de Dios esta vigente y a disposición de los que le creen. “Quien pone mis pies como pies de ciervas, e hízome estar sobre mis alturas.” -Salmo 18:33. — Confía en Dios, cree en su poder, y tu posición será por encima de tus debilidades.

*Los versos bíblicos corresponden á la versión Reina Valera.

Si desea compartir y copiar todo ó una parte de estos escritos, por favor de crédito al autor de ellos con el nombre: http://www.ovidiobarrios.wordpress.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Sitio web ofrecido por WordPress.com.

Subir ↑