SATANÁS EN EL MUNDO ESPIRITUAL

No debemos ignorar, ni tampoco exagerar las batallas del mundo espiritual. Toda lucha espiritual se da en un mundo tan real, como el piso donde asentamos los pies. El tema de Satanás, los ángeles caídos, los demonios, y los espíritus inmundos; es tan amplio en la Biblia, como la mayoría de las doctrinas que tratan del mundo espiritual. Tenemos que asentar categóricamente, que Dios tiene control sobre todo el mundo de los humanos, y todo lo que atañe al mundo espiritual que circunda a la humanidad.

No hay nada fuera de los dominios de Dios que se mueva con autoridad propia. Las fuerzas de maldad o las jerarquías espirituales, están operando hasta los límites que Dios les permite. El mundo espiritual está asociado al mundo de lo material. La vida de los seres humanos depende de su relación al mundo espiritual; tanto de lo bueno de parte de Dios, como de lo malo de parte de Satanás. La confrontación de ambos reinos espirituales son reales y necesarios para definir a los hombres en la posición de sus corazones.

SATANÁS Y LA ADVERSIDAD

Jesús dio ha entender que Satanás fue echado del Cielo a la tierra, para que aquí fuera el escenario de su actividad tirana y perversa (Lucas 10:18-19). El apóstol Pedro asegura que el “diablo o adversario”, está alrededor de los creyentes con tendencias destructivas. La Biblia dice: “Sed sobrios y velad. Vuestro adversario, el diablo, como león rugiente, anda alrededor buscando a quién devorar.” -1 Pedro 5:8*. — Quienes hayan dicho que Satanás habita en el “infierno”, han asumido una postura mitológica; pero, nada bíblica. En Juan 14:30, Jesús llamó a Satanás “príncipe de éste mundo”. — El apóstol Pablo en Efesios 2:2, llamó a Satanás “príncipe de la potestad del aire”. — Ese ser lleno de maldad y príncipe del sistema de este mundo, tiene definida su caída en el orgullo y en la exaltación de su poder. Las frases dichas en su rebelión se enfatizan con el “yo”, como la muestra de su egolatría y exaltación propia (Isaías 14:12-14). Fue a través del orgullo de un ser creado con libre albedrío, con poder, y autoridad; que se introdujo el primer pecado en el universo. Desde que fue despeñado, Satanás no se ha detenido en la obsesión de establecer su dominio y potestad sobre todo el mundo espiritual, y alrededor de la tierra. El apóstol Juan dice: “Sabemos que somos de Dios, y todo el mundo está puesto en maldad.” -1 Juan 5:19. — Satanás, aunque fue echado del cielo a la atmósfera de la tierra, no le fueron quitados sus poderes. Todo lo que Dios le dio a Satanás al momento de ser creado, está en él; solamente que corrompido, desalineado, malévolo, y fuera totalmente de la voluntad de su Creador.

Siempre me llamó la atención un Salmo, porque define los aspectos de un ser malo y perverso, similares a los de Satanás. El origen de Salmo 52, viene del corazón de David, quien cuando supo que un hombre perverso como Doeg el Edomita, mató sin misericordia a unos sacerdotes que le habían ayudado, porque le habían alimentado a él, y a sus hombres (1 Samuel capítulo 22). El salmo 52, entre otros versos, tiene éste que dice así: “¿Por qué te glorías de maldad, oh poderoso? — La misericordia de Dios es continua.” -Salmo 52:1. — El salmista le llama “poderoso”; y aunque se tratara de un personaje misterioso y profético, lo define con su poder malevolente y contrario a lo que es la misericordia de Dios. Si se trata de Satanás, él podrá ser muy poderoso en su maldad; pero, jamás podrá contra “El Todopoderoso” en su bondad. Solo Dios es omnipresente, omnisciente, omnisapiente, y su reino sempiterno, esto quiere decir: “Que su reino no tendrá fin”. Todo lo que concierne al reino de Dios es perdurable y sin fin; mientras que el reino de Satanás está limitado a la voluntad del único Dios grande y temible que existe. Dios es soberano y sus designios eternos e incomprensibles a la humanidad. Dios ha permitido que exista el poder adverso de Satanás, como la cabeza de un reino espiritual obscuro y organizado para la maldad. Por tal razón, Dios siempre usará el mundo espiritual de las tinieblas para probar a sus criaturas. Por lo tanto, Satanás es una autoridad jerárquica de un reino de tinieblas, y de maldad, bajo la autoridad de Dios. Satanás ha sido llamado: “El dios de este siglo” (2 Corintios 4:4), refiriéndose al sistema del mundo espiritual dentro del periodo o la edad de los descendientes de Adán. Satanás es “dios” de este mundo pecaminoso; sin embargo, en ningún momento se le puede comparar con el único, inmortal, invisible, y Todopoderoso Dios del universo (1 Timoteo 1:17 y 6:16).

SATANÁS Y LA IDOLATRÍA

El Gnosticismo es un doctrina esotérica y herética que se desarrolló entre los inicios del cristianismo en los primeros siglos. Los gnósticos aseguraban el conocimiento intuitivo, místico, misterioso, secreto, y divino; que traería salvación y espiritualidad. Las creencias de fondo esotérico u oculista, son un cultivo de herejías que permiten con facilidad el engaño de Satanás. Cuando no se tienen los parámetros bíblicos, ya sea porque se ignoren de forma voluntaria, o porque se mal interpreten; habrán más posibilidades de caer en los enredos del mal. La falta de instructores de Dios atrae el error, y el deslizamiento en las creencias heréticas. Según el apóstol Pablo, la adoración a los ángeles viene de fuentes gnósticas y carnales, e influenciadas por el mundo espiritual de las tinieblas. El apóstol Pablo escribió: “Nadie os prive de vuestro premio, fingiendo humildad y culto a los ángeles, haciendo alarde de lo que ha visto, vanamente hinchado por su mente carnal;…” -Colosenses 2:18. — Satanás fomenta la idolatría. El “diablo” usa sus poderes engañosos, imitadores, y fraudulentos; para levantar personas carnales que promuevan sus mentiras. Jesús le dijo a los fariseos que Satanás influencia con la mentira, porque es “el padre de la mentira”. — La Biblia dice: “Vosotros de vuestro padre el diablo sois, y los deseos de vuestro padre queréis cumplir. Él, homicida ha sido desde el principio, y no permaneció en la verdad, porque no hay verdad en Él. Cuando habla mentira, de suyo habla; porque es mentiroso, y padre de mentira.” -Juan 8:44. — La Biblia prohíbe el culto a los ángeles, y toda influencia mística fuera de los mandamientos divinos. Lamentablemente, en los medios de carácter social y religioso; hay muchas influencias ocultas infiltradas hacia el engaño malévolo de la idolatría. La historia confirma el levantamiento de grandes movimientos sectarios como los mormones, quienes empezaron con la supuesta aparición de un ángel llamado “Moroni”. Según la secta mormona, solo ellos tienen una supuesta revelación del Nuevo Testamento. También a Mahoma supuestamente se le apareció el Arcángel Miguel, y le reveló la doctrina del Corán. La iglesia católica Romana respalda y sustenta muchas apariciones sobrenaturales que la hacen relevantemente única en tener muchas creencias de santos y santas, y los han convertido en ídolos para sus seguidores que los idolatran.

El apóstol Pablo reveló de antemano las posibles manifestaciones de Satanás con variadas herejías, incluyendo la idolatría. Pablo como responsable mensajero de la revelación del evangelio de Cristo, declara en 2 Corintios 11:14: “…aún Satanás se disfraza como Ángel de luz”. — ¿Quién está detrás de las señales y de las manifestaciones sobrenaturales perversas? — Es Satanás el único interesado en operar mentira y engaño, para crear confusión y pervertir la obra de Dios. Lo más delicado, y donde se requiere más discernimiento y suspicacia espiritual, es cuando hay que identificar el engaño a través de los hombres. Los espíritus malos se apoderan de personas que se disponen a su favor, para ser emisarios del error. En Gálatas 1:8, el apóstol Pablo, dice: “Mas aun si nosotros ó un ángel del cielo os anunciare otro evangelio del que os hemos anunciado, sea anatema.” — Las manifestaciones de ángeles han creado fuertes controversias hacia el único Evangelio que la Biblia presenta. La palabra “anatema” en el texto anterior, proviene del Griego “ἀνάθεμα”, y su significado es: “Ex-comunicado o bajo maldición”. Según el apóstol Judas, Satanás quiso robar el cuerpo de Moisés; y sin lugar a dudas, quería presentarlo físicamente, y así usarlo para que los israelitas lo idolatraran. Satanás está empecinado en desviar los propósitos de Dios a través de la idolatría. La Biblia dice: “Pero cuando el arcángel Miguel contendía con el diablo, disputando sobre el cuerpo de Moisés, no se atrevió á usar de juicio de maldición contra Él, sino que dijo: El Señor te reprenda.” -Judas 1:9. — Satanás es capaz de cualquier cosa con tal de lograr sus fines de idolatría y confusión religiosa. Cualquier hombre se inclina al culto de los ídolos, por la propia percepción equivocada de su corazón. Un corazón humano, carnal, y en ignorancia del mundo espiritual, puede caer fácilmente preso en la trampa de la idolatría, influenciada por Satanás. Sin embargo, hasta el hombre más apartado y usado por Dios, puede caer en las tendencias de su propio corazón y desviarse de los propósitos divinos. Por ejemplo: El apóstol Juan quiso adorar al ángel de Dios; pero, el ángel rechazó su adoración, y el ángel le dijo que adorara a Dios (Apocalipsis 19:10). El apóstol Juan volvió a quedar deslumbrado por la revelación del ángel que le mostraba las visiones, y decidió adorar al ángel por segunda vez (Apocalipsis 22:8). Satanás busca la adoración (Mateo 4:9). Un verdadero ángel de Dios, ¡No! — Dios ha detenido a Satanás, y no le ha permitido que llegue más lejos en sus patrañas de idolatría. Solamente Dios puede librar a sus fieles de las perversiones de la idolatría, en el mundo espiritual dominado por Satanás.

SATANAS Y SU OPOSICIÓN

Dios es el Creador de todas las cosas, incluyendo a “Lucifer”, quien fue considerado un arcángel responsable en el cuidado de los tesoros que le confiaron. Sin embargo, él, como el personaje más cercano a Dios, se pervirtió en sí mismo, y ahora es llamado “diablo” o “adversario”. — “Lucifer”, antes de su rebelión, fue un arcángel servidor alrededor del trono del Señor. El pecado de “Lucifer” fue tal, que en su rebelión aún persigue igualarse a Dios, y parece ser que no descansará hasta querer lograrlo en la tierra. “Lucifer” se convirtió en “Satanás” como el enemigo de Dios, y tratará de ser contrario a Él, a como de lugar. Ahora, “Satanás” actúa como un Dios, e imita en todo al verdadero y único Dios; pero, con fines perversos. “Satanás” ha imitado un reino, tiene un espíritu de muerte, tendrá su escogido como “falso mesías”; y éste Ser perverso, será una operación generada por él, y se manifestará para traer una supuesta paz al mundo. Todo lo que hay en “Satanás” es maldad y perversión; aún hasta en aquello que hace parecer bueno a simple vista. Dios le ha delegado su poder y autoridad a los creyentes en Jesús, para estorbar y detener las obras satánicas del mundo espiritual. Jesús le dijo al apóstol Pedro: “Y á ti daré las llaves del reino de los cielos; y todo lo que ligares en la tierra será ligado en los cielos; y todo lo que desatares en la tierra será desatado en los cielos.” -Mateo 16:19. — Así como Jesús le delegó el poder a Pedro contra las fuerzas del mal; así los cristianos, tienen la misma autoridad desde la tierra, de atar y desatar sobre los cielos. Jesús ascendió al cielo resucitado, y se sentó a la diestra del Padre; y dejó la una gran responsabilidad de la lucha contra la oposición del reino de las tinieblas, a la iglesia.

Mucho de las revelaciones para la iglesia respecto al mundo espiritual se las dieron al apóstol Pablo. La iglesia, como el Cristo corporativo, es la única que tiene el derecho de condenar las falsas corrientes como supuestas verdades que vienen del enemigo, por que desvirtúan las verdaderas revelaciónes de Dios. El apóstol Pablo dice: “Porque no tenemos lucha contra sangre y carne; sino contra principados, contra potestades, contra señores del mundo, gobernadores de estas tinieblas, contra malicias espirituales en los aires.” -Efesios 6:12. — La lucha en el mundo espiritual no se debe ignorar y vivir confortables y pasivos, sin sentir esa realidad de oposición a muerte. Es la maldad de Satanás, en contra de la bondad de Dios. Es el reino de las tinieblas, en contra del reino de la luz. Esa es la oposición de Satanás es en los cielos, para gobernar a los de la tierra. Las verdaderas guerras inician en los aires, por la disputa de la gobernabilidad de los que están en la tierra. El apóstol Pablo denomina las jerarquías espirituales que se mueven en los aires o regiones celestes sobre la tierra, y los descubre como la oposición a la fe cristiana. En el reino del mundo espiritual donde Satanás domina; hay mando, autoridad, y dominio, sobre las áreas y las regiones de la tierra. La iglesia está autorizada y delegada con poder, para ir contra todos los “espíritus de maldad”, y vencerlos. “Satanás y sus demonios” ahora intentan destruir la obra de Dios, y engañar a todos que puedan, y usar a los que se dejen manipular por ellos. La única forma de resistir los embates del enemigo, es por medio de la fe firme y enfocada en Jesucristo. Cuando la fe está puesta en Jesús, y en el poder de su nombre; la resistencia en la lucha del mundo espiritual contra Satanás, será efectiva (1 Pedro 5:9).

CONCLUSIONES

El mundo espiritual que rodea a la raza humana, debe ser del conocimiento común de los cristianos. Jesús bregó contra las fuerzas del mal cuando estuvo sobre la tierra. Jesús padeció una fuerte oposición espiritual de maldad en su vida terrenal; desde su nacimiento, hasta que fue llevado a la cruz para morir por la humanidad. Jesús no ignoró a su enemigo, sino más bien lo confrontó para derrotarlo. Hay ángeles de Dios que ministran a sus hijos; y también existen fuerzas diabólicas que quieren estorbar, perturbar, contaminar, y hasta destruir a quienes quieren prepararse para vivir en la fe de Jesucristo. Jesús padeció toda clase de oposición y adversidad del mundo espiritual. Solo la mano poderosa de Dios pudo sostener a Jesús contra tales dimensiones de perversidad física y espiritual, de parte de Satanás. Jesús confrontó tentaciones; tanto de parte de los hombres, como también de parte de Satanás y sus demonios. Jesús venció a Satanás en el poder del Espíritu, con la autoridad de la palabra escrita, y con el testimonio de una vida santa integral.

La vida ejemplar de santidad que Jesús vivió, transmite plena confianza del significado de la madurez espiritual en el carácter del creyente. El apóstol Pablo dice: “…para que no seamos engañados por Satanás, pues no ignoramos sus propósitos.” -2 Corintios 2:11. — Ignorar los propósitos del enemigo, es ceder una parte del territorio a aquel que voluntariamente desea nuestro mal, y que pelea para obtener nuestra derrota. Al contrario, no ignorar las trampas de engaño del enemigo, es ya un paso al frente en las batallas del mundo espiritual; y donde está asegurada la victoria, para los valientes de Jesús. La Biblia dice: “Desde los días de Juan el Bautista hasta ahora, al reino de los cielos se hace fuerza, y los valientes lo arrebatan.” -Mateo 11:12. — Aunque la aparición de Satanás inició con la tentación en el Edén para hacer caer a Adán y a Eva en el pecado de la desobediencia, su estado de perversión fue mucho antes de que Adán fuera creado. Por lo tanto, Satanás conoce el terreno que domina, y presenta una batalla astuta y tramposa para derrocar a los que considera sus enemigos. Tome en cuenta lo siguiente:

Satanás mata (Mateo 10:28 y 1 Corintios 5:5).

Satanás tienta (1 Corintios 7:5).

Satanás engaña (2 Corintios 2:11).

Satanás se aparece (2 Corintios 11:14).

Satanás usa emisarios (2 Corintios 12:7).

Satanás crea conflictos (1 Tesalonisenses 2:18).

Satanás tiene sus poderes (2 Tesalonisenses 2:9).

Satanás es la opción de la apostasía (1 Timoteo 5:15).

Satanás es como León rugiente y devorador (1 Pedro 5:8).

Es necesario el conocimiento del archienemigo que rodea a los seres humanos, para no caer en sus trampas. Las fuerzas del mal en el mundo espiritual están dirigidas por Satanás, quien continuará siendo rebelde a Dios. Satanás aún persiste en su propósito opuesto a los propósitos de Dios. El apóstol Juan afirma los procesos de madurez de los cristianos diciendo: “Os escribo á vosotros, hijitos, porque vuestros pecados os son perdonados por su nombre. Os escribo á vosotros, padres, porque habéis conocido á aquel que es desde el principio. Os escribo á vosotros, mancebos, porque habéis vencido al maligno. Os escribo á vosotros, hijitos, porque habéis conocido al Padre. Os he escrito á vosotros, padres, porque habéis conocido al que es desde el principio. Os he escrito á vosotros, mancebos, porque sois fuertes, y la palabra de Dios mora en vosotros, y habéis vencido al maligno.” -1 Juan 2:12-14. — ¡Mantente firme en la fe, mantente firme en la oración, mantente cerca de Dios por medio de Jesucristo, El Señor!

*Los versos bíblicos corresponden á la versión Reina Valera.

Si desea compartir y copiar todo ó una parte de estos escritos, por favor de crédito al autor de ellos con el nombre: http://www.ovidiobarrios.wordpress.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Sitio web ofrecido por WordPress.com.

Subir ↑